05 ABR 2018

Los nuevos desafíos de la Administración Pública para usar la Inteligencia Artificial

La “Task Force sull’Intelligenza Artificiale” italiana, un grupo de trabajo que se ocupa de estudiar como se puede mejorar la relación entre ciudadano y administración pública gracias al uso de soluciones y tecnologías de Inteligencia Artificial en los servicios públicos, el 21 de marzo publicó el “Libro Bianco sull’Intelligenza Artificiale al servizio del cittadino” (“Libro Blanco sobre la Inteligencia Artificial al servicio del ciudadano”).

¿Qué es el “libro bianco sull’intelligenza artificiale al servizio del cittadino”?

Este libro, que se puede descargar en italiano de forma gratuita, se centra en los desafíos que hay que encarar para poder integrar provechosamente la IA en la Administración Pública. Nueve son los desafíos identificados como cruciales:

  • Ético
  • Tecnológico
  • Profesional
  • Cuantitativo
  • Legal
  • Transformador
  • Democrático
  • Medible
  • Humano

El primer desafío es ético: cuando se delega a una máquina (ordenador) la posibilidad de tomar decisiones en nuestro lugar, hay muchos problemas éticos que surgen: transparencia, neutralidad, respeto de la privacidad son solo algunos de los temas importantes en este sentido.

El segundo desafío es tecnológico: para ser eficaz en la administración pública, la IA debe ser personalizable y adaptable, para satisfacer las necesidades del ciudadano como individuo y como parte de la sociedad civil, respetando y protegiendo su privacidad.

El tercer desafío es lo de las habilidades: la IA conducirá al nacimiento de nuevas profesiones y cambiará sustancialmente muchas de las actuales. Con la llegada de la IA en la administración pública será necesario que las personas sepan interactuar y, sobre todo, diseñar nuevos sistemas cada vez más complejos.

El papel de los datos representa el cuarto desafío y es un tema crucial. Ahora el Internet de las Cosas genera cantidades de datos que antes eran impensables: desarrollar IA capaz de analizarlos y transformarlos en conocimiento es fundamental. Además, dado que miles de conjuntos de datos de Linked Open Data están ahora disponibles, la pregunta es si se habrán las capacidades para explotarlos y cómo se podrá hacer.

El contexto legal es el ámbito del quinto desafío, puesto que son muchos los aspectos jurídicos que hay que considerar con la llegada de la IA en la adminitración pública. Entre ellos: el principio de transparencia de los actos administrativos, la responsabilidad jurídica, la privacidad, la seguridad informática y la propiedad intelectual.

El sexto desafió es lo de acompañar la transformación: hay que crear, en el entorno de la adminitración pública, una cultura interna que pueda apoyar el proceso del cambio.

El séptimo desafío se refiere a la prevención de las desigualdades: la introducción de soluciones de IA podría conducir a una reducción de las desigualdades en varios ámbitos, entre ellos: instrucción y formación; conocimiento y garantía de los derechos individuales; salud e inhabilidad, entendida como apoyo a las situaciones de incomodidad.

El octavo desafío es lo de lograr medir el impacto de la IA en la administración pública: hay que establecer un nuevo conjunto de indicadores que tendrán que ser monitorizados constantemente.

Último de los desafíos detectados en el Libro Bianco dalla Task Force IA del Agid se refiere al ser humano. Hay que establecer un recorrido que acompañe al ser humano en estos nuevos escenarios donde la IA tendrá un papel cada vez mayor. Desde siempre la ciencia ficción propone visiones dispóticas de futuros cercanos que han marcado profundamente el imaginario colectivo, empezando por Hal 9000, el IA de “2001: Un odisea del espacio” que mata a varios austronautas para impedirles de desactivarla.

Se necesitan acercamientos que no se limiten a definir la Inteligencia Artificial (link a articolo intel, droni, ces, l’ia sempre piú performante in spagnolo) y las consecuencias de su aplicación, sino que sean multidisciplinares, con acciones que tengan un impacto en la dimensión psicológica, social y existencial, para facilitar el envolvimiento del ser humano en soluciones de IA.

Consulthink lleva años desarollando soluciones de IA al servicio de Administraciones Públicas y sociedades privadas como instrumentos para analizar las anomalías, detección del fraude y motores de búsqueda basados en tecnologías semánticas.

Elaborado por Lucia D’Adamo, en colaboraciàon con Luigi Laura, supervisado por Marco Pirrone