16 MAR 2018

Intel, drones, chips cuánticos y neuromórficos, la inteligencia artificial es siempre más productiva

De inteligencia artificial existen varias deficiones, una que las resumen todas afirma que la IA es cuando un ordenador tiene la habilidad de poder hacer actividades y razonamientos prerrogativas de la mente humana. L’IA se reconecta al aprendizaje automático, es decir a la disciplina que les permite a los objectos que tienen IA mejorar automáticamente (gracias a especiales algoritmos) su rendimiento basándose en su experiencia pasada. En los últimos años la IA se está desarollando siempre más gracias a dos circustancias muy importantes:

  • la presencia de una inmensidad de datos,
  • la presencia de máquinas siempre más potentes que logran analizar estos datos rápido y sobretodo son capaces de abastecer resultados muy atendibles: por eso el análisis predictivo es siempre más exacto.

La inteligencia artificial se declina en máquinas a conducción autónoma, robots de todos los tipos, pasando por la miríada de “objectos inteligentes” del Internet de las Cosas de los que, ahora ya, estamos circundados. La difusión del Internet de las Cosas será incesante, aunque la conciencia que estos objectos son sí inteligentes, pero no seguros porque no tienen, en la mayoría de los casos, sistemas fuertes de gestión de los datos y de los accesos. Sin embargo, la difusión de los objectos inteligentes no se puede parar, Gartner estima que para el 2020 tendremos más de 25 millardos de objectos conectados a Internet y cada uno de nosotros tendrá cada día por lo menos 15 sensores encima. Produciremos datos andando, para ser exacto 1.5 GB de datos diarios producidos por cada uno de nosotros. Pero, ¿qué se puede hacer con todos estos datos? Además que crear tecnologías que puedan almacenarlos, analizarlos y convertirlos en informaciones que puedan ayudar las empresas a planear sus estrategias, se podría pensar en nuevos negocios, en empresas que vendan servicios basados en los datos.

Del CES 2018 a los Juegos Olímpicos de Invierno: Intel y la inteligencia artificial  

La inteligencia artificial, siendo un tema de actualidad, fue el elemento común del CES 2018 y entre los muchos pabellones lo que presentaba todas las novidades tecnológicas del CES sin duda fue lo de Intel. Ya en su keynote de apertura mostró cuanto la inteligencia artificial pueda hacer: la banda “Algorithm and Blues”, explotando la tecnología RealSense de Intel, sonó un repertorio pop usando solo gestos e instrumentos virtuales.

 La banda "Algorithm and blues" realizada por Intel que actúa en el keynote del CES 2018

La inteligencia artificial puede ser implementada con muchas ventajas para la realidad virtual e inmersiva. Otra tecnología presentada por Intel fue “True View” que podría revolucionar la narración de historias de los eventos deportivos y de la cinematografía. Esa tecnología ya fue utilizada durante los juegos olímpicos de invierno que se concluyeron hace poco en el condado de Pieonchang, en Corea del Sur. Los atletas llevaban unos sensores que mostraban a los espectadores exactamente lo que los atletas estaban viviendo. Durante el CES 2018 Ferrari e Intel habían presentado su colaboración para hacer que la inteligencia artificial se estrenara en la Ferrari Challenge North America Series. Gracias a la potencia de elaboración de los procesores escalables Intel Xeon y al entorno de trabajo neon para el aprendizaje profundo, será posible mostrarles en streaming a los espectadores lo que están viendo los pilotos. De los eventos deportivos a la cinematografía, ya hay un contacto entre Intel y la Paramount Pictures para que esta nueva tecnología llegue también en Hollywood.

Todo esto se reconecta al eslogan de Intel: “Be the actor”: el espectador ya no es solo un simple observador, podrá ser un verdadero actor, podrá vivir la escena como si fuera el protagonista encontrandose por delante obstaculos y problemas o agradables sorpresas y gracias a las telecámeras a 360° a las que Intel está trabajando, el espectador incluso podrá moverse en la escena para disfrutarla aún más.

Chips neuromórficos y cuánticos

Las novidades en casa Intel no se acaban aquí. La multinacional estadounidense, de hecho, está trabajando a los chips neuromórficos con “Loihi”. El chip, exactamente como el cerebro humano que quiere imitar, estudia el modelo para encontrar la solución mejor para su resolución. Gracias a este chip, que por ahora es solo un proyecto, las prestacciones de los procesadores serán definitivamente mejores y la eficiencia energética será hasta 1000 veces mayor.

Sobretodo, pero, Intel está trabajando a los chips cuánticos, fundamentales para la IA. Un ordenador cuántico es un ordenador que explota las leyes de la física y de la mecánica cuántica para la elaboración de los datos explotando como unidad fundamental no el clásico bit, sino el cúbit. Un ordenador cuántico puede procesar en el mismo momento, puesto que obra paralelamente, más soluciones a un problema, cosa que no puede hacer un ordenador tradicional dado que desarolla cálculos en secuencia. Durante el CES 2018, Intel presentó el primer chip con 49 cúbits, solo unos meses antes había presentado la versión con 17.

 

El chip cuántico realizado por Intel y presentado en el CES 2018

Drones: del volocopter a los juegos de luz

No se pueden no citar los pasos adelante hechos por Intel con los drones. Durante el CES 2018 fue introducido el Volocopter, un dron eléctrico que aterriza y despega en vertical con inteligencia Intel Falcon 8+ que puede ser usado para en transporte de pasajeros. Luego, Intel enseñó sus drones con tecnología Shooting Star, se trata de enjambres de drones que volan en el cielo y forman maravillosos juegos de luz. Se puso admirar el espectaculo sea durante el keybote de Intel en el CES 2018, cuando los drones sin GPS, pero coordinandose comunicando entre ellos, volaron dejando sin palabras a las personas que participaron en el keynote, sea durante la ceremonia de apertura en los juegos olímpicos de invierno.

La inteligencia artificial, por lo tanto, se está evolucionando siempre más, es siempre más inteligente aunque todavía estemos muy lejos de los niveles del cerebro humano. Cada vez que se evolve, pero, cambiará nuestra vida diaria ayudándonos y haciendo que seamos siempre más inteligentes y productivos.

Elaborado por Lucia D’Adamo, supervisado por Marco Pirrone