11 JUL 2018

5 ejemplos de Inteligencia Artificial aplicada

Hoy en día el tema de la Inteligencia Artificial aplicada se trata siempre más no solo con respecto a problemas de ingeniería muy raros y complejos nacidos en laboratorios “remotos” en algún campus universitario, sino también a situaciones reales mucho más cercanas a un diario hecho de cosas simples y al alcance de todos.

Entre los muchos ejemplos de IA, hemos escogido algunos que, en nuestra opinión, explican cómo, de hecho, esta tecnología puede actuar como un volante para mejorar la vida cotidiana casi sin que el usuario se dé cuenta de que está facilitado o apoyado por un “algoritmo inteligente”.

  1. Asistentes virtuales inteligentes: en el Google I/O 2018 se presentó DUPLEX, un sistema capaz de soportar una conversación telefónica con un ser humano, elaborando respuestas complejas en tiempo real y con un lenguaje natural, sin que el interlocutor “físico” se de cuenta de la interacción con un interlocutor “digital”. Obviamente, para estar éticamente correcto, el equipo de Google ha afirmando de inmediato que dicho sistema no “engañará” a los interlocutores humanos, presentándose, desde el principio de la conversación, como un software de inteligencia artificial. El usuario que decide usar este sistema podrá reservar restaurantes, visitas médicas, estancias y similares, ahorrando mucho tiempo y automatizando un conjunto de actividades que pueden esquematizarse en un flujo de trabajo más o menos complejo.
  2. Desplazamientos más personalizados y controlados: en 2016, Uber comenzó a utilizar la inteligencia artificial de manera intensiva en muchos ámbitos, entre los cuales la predicción precisa de los hábitos de viaje de los usuarios, la mejora de sus mapas y la creación de algoritmos para sus vehículos sin conductor. También se centró en sistemas capaces de verificar “autónomamente” la identidad de los conductores de Uber con el objetivo de mejorar en gran medida un aspecto tan delicado para la seguridad de los pasajeros.
  3. Prevención de los delitos: hoy en día nuestras ciudades, nuestras carreteras, nuestros aeropuertos y nuestras estaciones están llenas de cámaras capaces de grabar cualquier situación. Los sistemas modernos de inteligencia artificial pueden ayudar a los operadores humanos en la difícil actividad en tiempo real de analizar la enorme cantidad de videos. Gracias a la inteligencia artificial, estamos llegando a situaciones en las que prevendremos y predeciremos comportamientos fraudulentos y patrones de comportamiento anormales. Ya en la actualidad, dichos sistemas son capaces de detectar si se abandonan objetos, si una persona lleva consigo un arma o si deambula sospechosamente cerca de lugares sensibles (como escuelas, aeropuertos, estaciones y similares).
  4. Compras cada vez más personalizadas: los grandes participantes en el comercio electrónico como Amazon están experimentando con sistemas basados en inteligencia artificial para tratar de predecir mejor las necesidades de sus consumidores. Su objetivo es entender lo que una persona necesita antes de que se dé cuenta, quizás haciéndole un descuento al que es imposible resistirse. Para hacer esto, Amazon se basa en un conjunto de datos que van desde el perfil del usuario hasta las compras realizadas anteriormente.
  5. Moderadores y periodistas artificiales: muchos sitios de noticias online están empezando a usar sistemas de inteligencia artificial para “moderar” y filtrar comentarios o incluso para escribir pequeños artículos. El New York Times, por ejemplo, está experimentando con un sistema de Jigsaw, incubadora de Alphabet (Google), llamado “Moderator“, que explotando el aprendizaje automático logra organizar (y en algunos casos moderar directamente) los comentarios facilitando la moderación por parte del operador humano. No menos importantes son los sitios como Yahoo! y Fox, que utilizan los sistemas de inteligencia artificial para escribir algunos tipos de noticias sobre el deporte, la economía y el mercado de valores.

La inteligencia artificial está entrando cada vez más en nuestras vidas, como hemos visto en estos ejemplos de IA que son solo una pequeña parte de todas las aplicaciones que la inteligencia artificial puede tener. Acostumbrémonos a vivir con robots porque los encontraremos cada vez más a menudo durante el día.

Elaborado por Marco Pirrone y Lucia D’Adamo