02 ENE 2018

Blockchain: qué es y cómo funciona

La Blockchain es una base de datos distribuida, estructurada en nodos de red o en bloques – de aquí “block” – conectados entre ellos – “chain”. Gracias a esta cadena es posible hacer, gestionar y mantener un registro de las transacciones que se efectuan en la red.

La Blockchain es un paradigma que está ganando siempre más importancia en varios sectores. Gracias a sus características puede crear valor añadido y en el mismo tiempo mantener un registro de las transacciones hechas.

Blockchain, cuáles son las características de las transacciones

Es imposible cambiar las transacciones si los cambios no son sometidos y aprobados por todos los nodos de la red. La inmutabilidad de los datos contenidos en la Blockchain es una de las características principales de esta tecnología junto al hecho de que se usan varios instrumentos criptográficos para garantizar la máxima seguridad de cada transacción.

Ser una base de datos distribuida significa que no hay una única base de datos donde están todas las informaciones, sino que estas se encuentran en el mismo tiempo en todos los ordenadores conectados a la red y se puede acceder a las informaciones rápidamente. No hay ninguna autoridad central y por eso se establece una relación de confianza entre todos los sujetos implicados y nadie puede prevalecer sobre los otros.

Cada bloque memoriza una transacción, en este bloque aparece un “marcador temporal” (“timestamp”) que guarda la hora y la fecha de la transacción. Hay también una función hash (es decir una función computable mediante un algoritmo no invertible que mapea una cadena de longitud arbitraria a una cadena de longitud predefinida) del bloque precedente y gracias a esta función hash, el nuevo bloque resulta estar atado al precedente y bloque tras bloque se va modelando una cadena.

De manera simple, la Blockchain funciona así: 2 personas están haciendo una transacción, en la red se guardan todas las informaciones de esta con la función hash y el marcador temporal. Todo este bloque, entonces, tiene que ser comprobado y aprobado. Una vez aprobado, este nuevo bloque se añade a la cadena de bloques que ya existe en la Blockchain y se convierte, como todos los otros bloques, en accesible en cada momento y ya no modificable.

Blockchian y bitcoin: ¿qué relación existe?

Muchos confuden el Bitcoin con la Blockchain considerandoles sinónimos, pero no es así. Existe una correlación entre los dos: la Blockchain es el paradigma tecnológico que permite el funcionamiento de los mecanismos que regulan las transacciones en criptomonedas. El Bitcoin es la criptomoneda más famosa.

No son los bancos que gestionan las transacciones de bitcoines, como pasa con el dinero tradicional, los bitcoines, de hecho, son emitidos y gestionados directamente por la red gracias, precisamente, a la tecnología Blockchain. Si un utente quiere transferir unos bitcoines de su wallet (la carpeta digital donde tiene sus bitcoines) a la de otro usuario, la transacción puede ser hecha gracias a la tecnología Blockchain. Todas las informaciones relativas a esta transacción – en general, a cualquiera transacción de bitcoines – se guardan en la Blockchain para que sean siempre consultables. Sin embargo en la red no se guarda el saldo de las cuentas de cada usuario: para saber cuántos bitcoines tenga cada usuario, hay que reconstruir todo el historial de su transacciones.

Blockchain y bancos: ¿reciprocidad o conflicto?

 ¿Por qué se dice que la Blockchain va a minar el monopolio de los bancos en las transacciones monetarias?

Tradicionalmente en las transacciones monetarias los bancos siempre han jugado un papel importante. Las personas van al banco, abren una cuenta donde verten y sacan dinero.

Si un sujeto (el comprador) hubiera querido comprar un inmueble a otro sujeto (el vendedor), el banco habría tenido la tarea de verificar si el comprador realmente tuviera la suma necesaria. Así que resultan estar involucrados 3 sujetos en la transacción: el comprador, el vendedor y el banco. El vendedor confía en el comprador porque sabe que detrás hay un banco que responde por el comprador y controla que todo ocurra correctamente A las informaciones de su cuenta tiene acceso solo su propietario y cuando él está comprando una propiedad, el banco garantiza que el sujeto tenga realmente la suma necesaria para la adquisición. Por eso el banco ha tenido siempre un papel estrechamente importante, que no podían ejercitar otros sujetos, pero desde cuando ha llegado la tecnología Blockchain, la situación ha cambiado. También con esta tecnología las transacciones se registran, como pasa en el banco, lo que falta es el control y la autorización para una transacción por parte de una institución central y además no hay solo un registro con todos los movimientos hechos por esta institución central, sino todos los usuarios involucrados en la Blockchain tienen una copia del registro.

¿Cómo está contestando el mundo bancario a esta innovación?

Los bancos tienen que enfrentarse a esta nueva situación y más que ostaculizarla, podrían encontrar la manera para beneficiarse de esta. Por ejemplo, aprovechando de la tecnología Blockchain, los bancos y las instituciones financieras podrían reducir los costes y hacer que las transacciones sean más seguras y en el mismo tiempo aumentar el nivel de trazabilidad.

Muchos bancos están tratando de incorporar esta tecnología en sus estrategias: Barclays y USB, por ejemplo, piensan explotarla en los giros de pago y en los contratos; también Unicredit está invirtiendo en el ámbito. Además existe “R3”, una asociación que cuenta con más de 60 instituciones financieras interesadas en el potencial de la Blockchain. Por ejemplo participan Intesa Sanpaolo, Ntixis, Nomura, BMO Financial Group, Danske Bank y Banco Santander. Naturalmente hay que trabajar aún en la cuestión, sobretodo del lado de la seguridad: característica principal de la tecnología Blockchain es el hecho de que todos puedan ver las informaciones de las varias transacciones, por eso hay que encontrar una manera para asegurar que los usuarios puedan ver solo sus operaciones, ojalá gracias a unas credenciales para que se pueda garantizar el secreto de sus datos.

Elaborado por Lucia D’Adamo, en colaboración con Roberto Piccirillo, supervisado por Marco Pirrone

 

 

Últimas Noticias